La delgada línea alcoholica

El mundo  está lleno de barreras y fronteras. La frontera más larga del mundo según nuestra amable, y poco presente en bibliografías de todo el mundo, Wikipedia; es la que media entre Canadá y USA con 8.893km (cuantas cosas aprendéis conmigo eh,ratoncillos?). No sé cual es la más pequeña (buscadlo vosotros que a vuestra generación os dan todo hecho ostia) pero probablemente nunca llegue a ser tan ínfima como de la que voy a hablar a continuación.

Porque las fronteras no son sólo entre países, existe la frontera entre la pena y el patetismo, la alegría y la exaltación, la fealdad y el sangrado de ojos…Y, sobretodo y de la cual hablaremos hoy: la frontera entre el colegueo amistoso y el salto al cuello poco coleguil.

Si amigos,a quien no le ha pasado que un colega pase a ser un fiero atacante tras un chupito de más?Ay, esa fina frontera entre estar de coña borrachos y que un sureño se te acerque de más y te acaricie las rastas. Vale que todos hemos tenido fallos técnicos estando borrachos pero,juro que la complicidad entre naciones irreconciliables no se soluciona con un chupito y,menos aún con actitudes que pretenden ser certeras y resultan ser poco acertadas.

Y así sucede que luego la gente se pregunta por qué ya no invito a chupitos.

PAZ

~ por unastripperenelsupermercado en 26 enero, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: