pequeños detalles y pelusas

Siempre me he fijado en los pequeños detalles. Soy de esas personas que piensan que se puede saber si alguien es o no buena gente por ínfimas cosas como la forma en la que coge una taza o abre las puertas. También creo en las señales a través de las pequeñas cosas, además de las casualidades hay ciertos elementos que podrían pasar desapercibidos para el ojo menos avispado pero que,si se siguen correctamente, ayudan a mejorar la existencia.

Hoy me he encontrado una pelusa rubia en el ombligo. Podría parecer un detalle sin importancia, completamente banal de no ser porque soy morena, voy siempre depilada y ningún ser rubio ha descendido jamas por esos parajes. Puede que el cosmos esté intentando decirme algo y, parándome a pensar, me he dado cuenta de que la semana que viene hará ya un mes del comienzo de mi sequía pre-erásmica llena de papeleos y falta de horas de sueño y hombres. Puesto que una pelusa en el ombligo es un claro símbolo de parón de actividad íntima, me he propuesto comenzar el nuevo curso con más ánimo y empezar a conocer(y demás actividades lúdicas) gente nueva.

Así pues, estoy orgullosa de anunciar que comienza el proceso de avistamiento  y alistamiento de chicos ingleses o de otras nacionalidades que superen mi criba de Lenny Kravitz. No quiero que mi pelusa ombliguil se convierta en una bola con puro,tatuajes y problemas de drogadicción  y me acabe engullendo.

XOXO

~ por unastripperenelsupermercado en 29 septiembre, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: