el Síndrome del 25

Creyéndome yo la única víctima de este Síndrome nocturno y alcohólico, cuál sería mi sorpresa al descubrir con regocijo que mis amigas no han dudado en seguirme en tan de dudosa honra empresa. Como buenas amigas de escasa cronología pero gran corazón y apego, no han tenido reparos en emular mis proezas y errores etílicos consumiendo cantidades suficientes de líquido destilado como para anestesiar todo sentido común y demás sentidos en general. Así pues, se ha añadido una nueva socia a esta escasa recua de la Asociación de Víctimas del Síndrome del Veinticinco de abundante estómago y escasa memoria y recuerdos tras una noche de demasiada farra y ginebra en señaladas fechas. Desde aquí aplaudimos su desastre y le decimos que, por supuesto, la comprendemos mucho más de lo que cree. También proponemos un servicio nocturno de Noitebús que incorpore además porteros y recogedores de basura que nos recojan a nosotras cuando el alcohol haga excesiva mella en nuestra voluntad. Así evitaríamos despertares y amaneceres en compañías que sobrias jamás escogeríamos. Que para amaneceres bonitos y en compañía ya estarán los del año que viene,todas juntas en la playa de Ortigueira. No necesitamos más.

XOXO

~ por unastripperenelsupermercado en 22 septiembre, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: