calientabragas

Buenos días-noches queridos ermitaños del saber!Como toda noche dedicada al estudio,ésta me he inspirado enormemente tras constatar cierto cambio social que me ha dejado pensativa a la par de perpleja.El caso es que todos recordamos,sobre todo en nuestra tierna adolescencia,a las llamadas “calientapollas” también conocidas como “las chicas del calentar y el no cocinar”.Estas damiselas de corta edad y falda,se avituallaban de un equipo completo de utensilios destinados a emocionar al sexo opuesto hasta casi el mareo y el bajón de tensión.A estos artilugios tales como la falda de escasa tela y longitud inversamente proporcional al tamaño del escote y los kilos de maquillaje,se le unían técnicas como el “chupachups bien chupado” o el “uy-me-he-caído-en-tu-regazo”.Sobra decir que producían el efecto térmico deseado en los imberbes púberes además de inspirar una lástima y sentimiento de absoluta repulsión a las,y nos llamaban raras,chicas decentes allí presentes.

Por supuesto,todas estas artimañas no conducían a un revolcón entre sábanas de raso como todos los machos “in media res” de la especie pretendían sino más bien a un dolor en la zona inferior masculina y un regocijo generalizado en la autoestima deficiente de la deficiente provocadora en cuestión.Del sexo,ni palabra.Pues bien queridos amigos,hoy por hoy,y gracias a la igualdad entre sexos que caracteriza a nuestra tolerante generación;las cosas se han equiparado y las mujeres,incluso las de nuestra edad,ya podemos disfrutar de esa gran experiencia que es ser mareadas hasta la irritación máxima por un microondas con patas y escasa valentía y honor.La sútil diferencia es que las damiselas antes mencionadas no traspasaban la veintena y muchos de los nuestros ya la gozan plenamente.Otro pequeño detalle a tener en cuenta es,que al contrario que los adolescentes hormonados,nosotras tenemos la capacidad de rechazarlos y expelirlos al limbo de los microwaves donde flotarán por los siglos de los siglos mientras nosotras buscamos una nueva vitrocerámica donde cocinar nuestros platos.

Desde unastripperenelsupermercado pedimos donativos para comprarles una madurez a esos pobres hombrecillos sin rumbo ni decisión.También les pedimos a esos now called “calientabragas” que dejen de marearnos para nada.Nuestra ropa interior no es como los calzoncillos que os compra vuestra madre en la feria,las bragas de Intimissimi son demasido caras y respetables como para que las rondéis como perro en celo si resultáis estar castrados.

XOXO

~ por unastripperenelsupermercado en 30 agosto, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: